1.Rescatados para Rescatar.

Dios toma la iniciativa, enviando a su unigénito hijo Jesús para rescatarnos de la condenación de nuestras almas por  nuestra desobediencia y rebelión a Dios y  la separación de una relación de paz con Dios mismo. Jesús paga el precio  que nos correspondía a nosotros pagar pero en nuestra impotencia para pagar el precio, Jesús lo hace y nos acerca al Padre.

En casa Servir creemos que es una responsabilidad de agradecimiento de parte nuestra el hacer todo lo que esta a nuestro alcance para que otros puedan gozar del mismo benéfico que nosotros gozamos en nuestro Salvador   Jesús,  queremos y hacemos acciones intencionales como instrumentos  de Dios para que otros experimenten este rescate que esta a disposición de todos. Hemos sido rescatados para que otros sean rescatados por Dios.

2. Salvados para Servir.

Dios nos salva con el propósito de vivir un destino de servicio. Dios a preparado de antemano obras practicas para cada creyente caminar en ellas para producir el reflejo de esa salvación que ha y esta experimentando.

En Casa Servir entendemos que servir a Dios se hace en un estilo de vida, expresado de mil maneras  y una de ellas es sirviendo al prójimo.

Por eso en Casa Servir usamos nuestra totalidad de lo que Dios nos ha dado  para servir  creativamente, eficazmente, apasionadamente y organizadamente de muchas  maneras al nuestro prójimo. El servicio es el aire que respira esta congregación, es el motor encendido en nuestra identidad.

3. Servimos para Adorar.

Servir a Dios es un privilegio mas alto que el mismo llamado que en si conlleva, pues es una de las formas mas alta de adoración a Dios que pueda existir.

En casa Servir entendemos claramente que así como servir es un estilo de vida así lo es la adoración, es mas, servir y adorar hacen el matrimonio perfecto que se refleja continuamente en  lo que hacemos y decimos y por ende lo que somos.

Cada intervención, participación o labor no solo beneficia al recipiente de nuestro  servicio,  y nos ayuda a nosotros mismo en nuestra salud integral pero trae una sonrisa en el rostro de Dios nuestro padre celestial.

Por eso en casa servir adoración es servir y servir es adoración, nuestra identidad como congregación respira adoración servicial.

Servicio no solo es parte de nuestras columna de identidad mas también es parte de nuestros valores y en el mismo nombre de nuestra congregación.

4. Crecemos para Cambios.

Crecimiento es parte fundamental en todo los procesos que como seres humanos cruzamos.
Como hijos de Dios no estamos exentos de eso, mas bien entendemos el propósito del crecimiento interno y externo en nuestro ser, que se da en esta relación con  Dios padre, Jesús el hijo y Espíritu Santo.

Mas este crecimiento tiene el propósito de producir cambios en nuestra persona, cambios que influenciaran, tocaran, ayudaran, beneficiaran a otros que están a nuestro alrededor, que día a día interactúan de una u otra forma con nosotros.

Casa servir se mueve  en crecimientos que producen cambios en medio de procesos individuales y colectivos.

Crecimientos que no producen cambios o mejoras no son palpables e inmensurables, en Casa Servir estamos abiertos a esos cambios sean medidos para evaluar nuestro crecimiento como una familia de fe Cristiana.

5. Vivimos en Familia.

Nuestro compromiso de bandera testimonial es el reflejo sincero de vivir en familia, pues compartimos la misma fe, bautismo, salvación, Dios, Salvador y adoración como hermanos en la fe, y aunque esto es fundamental, no es solo lo que nos impulsa a tener ese sentido de familia, junto con esto esta la visión, misión y los valores que creemos Dios ha puesto como la base esencial de esta familia llamada “Casa Servir”.

Intencionalmente queremos reflejar al mundo de familias rotas y disfuncionales que Dios nos lleva  a vivir en familia, no pretendiendo la ausencia de retos y  situaciones difíciles y a veces impredecibles, mas aun así en Casa Servir nuestro objetivo es vivir en familia.

Queremos y nos movemos en un ambiente familiar, en nuestras celebraciones y tratamos a nuestras visitas y miembros con la  demostración de nuestros valores.

Un ambiente familiar hace accesible y participativo  aquellos que pertenecen o llegan  a Casa servir en busca de Dios.

6. Bendecidos para Bendecir.

Comprendemos que hemos sido bendecidos en Cristo Jesús y que en El somos bienaventurados, y tenemos accesos a las riquezas celestiales, sentándonos en lugares celestiales de preferencia por el favor que hemos alcanzado ante el padre, por la obra redentora de  Jesús.

Mas ser recipientes  de esas bendiciones que  apuntan a cada área de nuestras vidas nos lleva a dejar un estado de pasividad y nos mueve a ser proactivos en bendecir a otros.

De lo que tengo te doy, de lo que he recibido te doy, es mi deber dar por gracia lo que he recibido por gracia, y eso es fundamental en el alcance a la comunidad y en el reflejo de la evidencia de lo que Dios en Jesús y  por la obra continua del Espíritu Santo ha hecho y hace en nosotros.

En Casa Servir queremos y somos de bendición los unos a los otros; Y esa bendición se manifiesta en muchas formas practicas, sencillas, desde interceder en oración como ayudar con el sostenimiento de misioneros. Nuestros diferentes ministerios son canales que conducen partes de esas bendiciones  hacia otros.

7. Amados para Amar.

Dios nos a demostrado su amor en la historia mas profunda de amor que jamás se halla vivido, y no tenemos duda alguna que Dios nos ama, y una vez mas como recipientes de ese amor , nos convertimos en puentes y mensajeros como cartas vivas de ese amor; en Casa Servir  ponemos como punto de perfección la demostración de ese amor.

Sabemos que entre las mil maneras de demostrar amor al prójimo, no es para nuestra propia gloria sino para gloria del altísimo y demostración de nuestro amor para con EL. ¿Sino amamos al prójimo a quien vemos como amaremos a Dios a quien no vemos?

Esta séptima columna de nuestra identidad es la base que sostiene las otras seis columnas.
Sin amor nada somos pues Dios es amor y es ese el sazón que le da color y sabor a nuestro servicio, adoración, bendición, salvación, crecimiento y vida familiar.

Atinamos en Casa Servir a ser una iglesia que demuestre el amor de Dios, el cual es profundo y así  de igual es nuestro llamado para demostrarlo.